jueves, 22 de agosto de 2019

Monte Perdido


Con sus 3.355 metros de altitud el Monte Perdido o Punta Treserols es el macizo calcáreo más elevado de toda Europa, siempre custodiado por el Cilindro de Marboré (3.328 m) y el Soum de Ramond o Pico de Añisclo (3.268 m). Para la ascensión a esta legendaria cumbre realizaremos un recorrido semicircular que nos permitirá conocer con todo detalle algunos de los lugares más pintorescos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Ficha de la actividad:

 Distancia                                           33 km
 Desnivel positivo2.350 m
 Desnivel negativo2.350 m
 Altitud máxima3.355 m
 Altitud mínima1.310 m
 Dificultad técnicaDifícil
 Dificultad físicaDifícil +
 Circular
 Zona geográficaTorla
 TrackDescargar 

Powered by Wikiloc

Partimos desde la Pradera de Ordesa, punto restringido al tráfico en época estival y en Semana Santa, cuando su acceso solo puede realizarse en autobús desde Torla. Nos dirigimos a la espectacular Senda de los Cazadores, remontando bruscamente por zona boscosa hasta el mirador de Calcilarruego (1.952 m). A partir de aquí recorremos la espectacular Faja de Pelay, con impresionantes vistas sobre el valle de Ordesa. El itinerario no cuenta con pasos aéreos y en todo momento se trata de un cómodo sendero que va manteniendo altura.

Circo de Cotatuero
Morrón de Tobacor
Pico Mondarruego
Escarpadas paredes rocosas sobre la Faja de Pelay
Valle de Ordesa
Las Espluquetas
Tabacor

Con las primeras vistas sobre As Tres Serols (Cilindro de Marboré, Monte Perdido y Pico de Añisclo) ya podemos contemplar la fascinante cascada de la Cola de Caballo (1.775 m). Aquí nos encontramos con dos opciones de ascenso, las clavijas de Soaso o remontar el circo homónimo por un serpenteante camino. Nosotros nos decantamos por esta segunda alternativa, ya que la Faja de Pelay nos deja algo apartados de las clavijas, que constituyen la vía más rápida si venimos de la Cola de Caballo.

Faja de Pelay con As Tres Serols de fondo
Valle de Ordesa
Valle de Ordesa
Una marmota oteando el paisaje
Clavijas de Soaso
El serpenteante sendero es la alternativa a las Clavijas de Soaso
Vistas sobre el Rincón de Soaso
Punta Tabacor

Superado el circo de Soaso vamos ganando altura hasta alcanzar el refugio de Góriz (2.200 m), histórico lugar de cobijo para los excursionistas en Pirineos. Tras una merecida pausa, iniciamos el ascenso a las estribaciones meridionales del Monte Perdido. Superando praderas escalonadas con diversos resaltes rocosos, alguno de ellos algo exigente y pronunciado. Posteriormente nos adentramos en zona rocosa, ya rodeados de inmensas paredes verticales.

Refugio de Góriz o Delgado Úbeda
El Tallón destaca sobre la Breca Falsa
Valle de Ordesa y Tabacor

El sendero es evidente, pero los bloques de roca van ganando tamaño y los hitos se hacen omnipresentes para no perder la trazada correcta. Poco antes de llegar al lago Helado, encontramos una cadena que nos ayuda a superar un pequeño barranco que, según la temporada, podemos encontrar helado y resbaladizo. Acto seguido llegamos al lago Helado (2.990 m), en medio de una zona abrupta y peñascosa.

Remontando entre bloques camino del lago Helado
Impresionantes despeñaderos nos rodean
Cilindro de Marmorés o Marboré
La cadena que nos ayuda a superar el barranco

En dirección SE divisamos la inconfundible cima del Monte Perdido, de la que tan solo nos separa la Escupidera. Un conocido corredor que con nieve puede convertirse en un peligroso tobogán con desenlace fatal en caso de caída. Sin embargo, este paso no presenta dificultad alguna cuando no hay presencia de nieve. Tan solo deberemos preocuparnos de las posibles caídas de piedras causadas por otros excursionistas o por causas naturales. Primero remontamos por una morrena lateral en forma de cresta y posteriormente por la canal.

El lago Helado siempre cobijado por el cilindro de Marmorés o Marboré
La Escupidera

Superada la Escupidera llegamos a un rellano situado a 3.300 metros de altitud, desde donde tan solo nos quedará remontar una pequeña pendiente hasta coronar la cumbre del Monte Perdido (3.355 m). La panorámica cimera es impresionante, además de divisar perfectamente el Cilindro de Marboré y el Pico de Añisclo también oteamos macizos tan destacados como el del Vignemale, Posets o Cotiella. Además de disfrutar de las vistas sobre los valles de Ordesa, Pineta o Añisclo.

Cañon de Añisclo
Valle de Ordesa
Un pájaro descansa sobre la cumbre del Monte Perdido
Valle de Pineta
Ibón de Marmorés o Marboré con el espectacular refugio de Tuca Roya
El Soum de Ramond o Pico de Añisclo con los valles de Pineta y Añisclo
El Tallón
El Vignemale, también conocido como Vinhamala (occitano) o Comachibosa (aragonés)
Cumbre del Monte Perdido

El regreso lo hacemos por el mismo itinerario hasta la Cola de Caballo, donde enlazamos con una senda que poco a poco se va convirtiendo en una pista de tierra. Seguimos por las praderas y gradas de Soaso, que sin lugar a dudas conforman un fabuloso espectáculo visual y sonoro. Luego nos alejamos momentáneamente del río y atravesamos un mágico hayedo de dimensiones colosales. Posteriormente aprovechamos los miradores situados sobre la cascada del Estrecho (1.500 m) de una magnitud sobrecogedora. Pero la ruta acuática todavía no ha finalizado y nos quedan por descubrir los miradores de las cascadas de la Cueva y Arripas. Para finalmente seguir por cómoda pista hasta la Pradera de Ordesa. Poniendo punto y final a un exigente y espectacular itinerario por el corazón de Ordesa.

El GREIM realizando un rescate en las inmediaciones del refugio de Góriz
Cola de Caballo
Faja de Pelay
Rincón de Soaso
Cascada de Soaso
Gradas de Soaso
Bosque de las Hayas
Bosque de las Hayas
Cascada del Estrecho
Cascada de la Cueva
Cascada de Arripas

Como curiosidad final, comentar que la denominación de Monte Perdido se debe a los montañeros franceses, para quienes esta montaña se encontraba muy alejada y escondida de su territorio, bautizándola como “Mont-Perdu”. Sin embargo, en Aragón, el macizo recibe el nombre de As Tres Serols, en referencia al triplete cimero: Cilindro de Marboré, Monte Perdido y Punta d’as Solas. Aunque en los últimos años se ha impuesto el Pico de Añisclo en detrimento de la Punta d’as Solas. Pero realmente es esta última cumbre la que visualizamos desde gran parte de Aragón, dándole al macizo su forma característica. Numerosas son las leyendas que, desde tiempos ancestrales, giran en torno a As Tres Serols (Las Tres Hermanas). Todas las fabulas coinciden en que las tres montañas corresponderían a tres hermanas. Pero los motivos de su existencia son muy variados en los diversos mitos. Algunos, lo atribuyen a un castigo divino que las tres hermanas padecieron por casarse con unos visigodos, renunciando así a su fe católica. Pero otras historias lo achacan a una gran nevada que las cogió desprevenidas en su desesperada huida de un rey árabe.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena Guillem.

    Ya os pareció poco, hacer la clásica atravesando el valle, que también le añadisteis la subida por la faja de las Flores y la visita a las cascadas.

    La verdad que en una sola jornada, es una paliza, la distancia y desniveles por encima de los 1800, son una pasada, para mi gusto es mejor en dos jornadas, no solo porque se hace más llevadero, sino porque se disfruta más.

    Encima, el día os acompaño, con un cielo limpio, que os dejo disfrutar de las vistas y el paisaje, esa fotografía del cañón de Añisclo, desde la cima del Monte Perdido, es espectacular!

    Salud y montaña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas Eduardo! Curiosamente, el día antes de subir a la cumbre, fue un día muy complicado meteorológicamente, con nieve y viento, lo que nos obligo a retrasar un día la actividad. Lo que sin duda, fue un gran acierto, pudiendo disfrutar de una fabulosa jornada. Eso si, hacía algo de fresca en la cumbre ¡Salu2! :)

      Eliminar

Instagram @coronandopicos

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Reciente

recentposts

Aleatorio

randomposts