jueves, 10 de octubre de 2013

Pyrene, la ninfa de los Pirineos


Cuenta la leyenda que el héroe Heracles, hijo de Zeus y Alcmena, se acercó a la Iberia para robar los bueyes de Gerión. Gerión era un monstruoso gigante antropomorfo con tres cuerpos y tres cabezas, hijo de Crisaor y Calírroe. Estaba intentado poseer a la bella ninfa Pyrene, cuyos cantos y bailes eran el delirio de cualquier hombre.

Pyrene huyó y se escondió en una zona repleta de bellos y gigantescos bosques. Gerión desesperado de la búsqueda de Pyrene provocó un inmenso incendio para encontrarla. La ninfa se vio rodeada por las inmensas llamas y desesperada empezó a derramar grandes lágrimas.

Heracles la oyó y acudió en su auxilio, pero nada pudo hacer, la ninfa estaba moribunda y solamente tuvo tiempo para conocer lo sucedido. El héroe, perturbado por todo lo sucedido, levantó un gran panteón sobre su cuerpo. Así dio nacimiento a gran parte de la cordillera que hoy conocemos como Pirineos.

De las grietas de las rocas empezaron a brotar riachuelos, formando a su paso centenares de ibones hermosos y cristalinos. Se dice que los ibones tienen su origen en las lágrimas de Pyrene. Aparecieron grandes praderas y los bosques crecieron de nuevo. El Pirineo se convirtió en el precioso jardín que ahora conocemos y, lo más importante, todo empezó de nuevo a llenarse de alegría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram @gsanmartin_95

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Reciente

recentposts

Aleatorio

randomposts