martes, 2 de julio de 2013

¿Cómo actuar en caso de recibir la picadura de una serpiente?


Como de costumbre salgo con frecuencia por el monte, pero el último día, estuve a punto de tener un incidente con una víbora. Topé con ella en mi camino y no la vi hasta que estuve a escasos centímetros, afortunadamente no consiguió picarme en la pierna y solamente tocó el zapato. La culpa fue completamente mía, ya que la estuve a punto de pisar y ella solamente tenía una forma de defenderse. Pero si me hubiera picado ¿Cómo habría tenido que actuar?

Cuando hacemos excursiones por lugares donde nos podemos encontrar estos animales, es de extremada importancia saber los puntos básicos que debemos aplicar y también conocer aquello que no debemos hacer. Destacar que en el caso de la península ibérica las probabilidades de morir por la mordedura de una serpiente son mínimas. En datos de Cruz Roja, menos del 50% de las mordeduras se asocian a la inyección de veneno. Por lo general, este tipo de mordeduras son frecuentes y graves en algunas zonas geográficas, pero como os explicaba la mortalidad es escasa, estando por debajo del 1%. De hecho, de las 13 especies de serpientes que encontramos en España, solamente 5 de ellas son venenosas: dos culebras y tres víboras.

En cuanto a las culebras, las dos especies venenosas son la serpiente Falsa Suave (Culebra de Manto) y la serpiente Montpellier (Culebra Bastarda). Pero sus mordeduras no representan gran peligro. Es muy difícil que lleguen a morder a un humano, ya que habría que meterles el dedo al fondo de la boca y salvo en problemas de salud o alergias no son peligrosas sus mordeduras.

Las víboras ya son otro cantar, ya que nos encontramos ante las únicas serpientes realmente venenosas en nuestro país. Las víboras son el conjunto de tres especies que habitan la península: la víbora hocicuda o de lataste (Vipera latastei), la víbora de Seoane o cantábrica (Vipera seoanei) y la víbora áspid (Vipera aspis). Esta última es la que habita los Pirineos y la muerte no suele llegar antes de 48 horas sin actuación médica.

Mapa de las distribución de las especies de víbora de la Península Ibérica / Víboras de la Península Ibérica


Signos y Síntomas

Algunos no tenemos la suerte de conocer todas las especies de serpientes, aunque las más clásicas posiblemente sí que las reconozcamos. Pero hay unos signos y síntomas que generalmente indican que la picadura es de una serpiente venenosa:
  • Dolor, hinchazón y sangrado en el lugar de la mordedura.
  • Dificultad respiratoria, sed y debilidad general.
  • Visión borrosa, nauseas y vómito.
  • Entumecimiento de lengua y cuerpo en general.
Los síntomas en caso de la picadura de una víbora, son un inmediato dolor en el punto de la mordedura, donde observaremos dos marcas puntiformes de los colmillos. El dolor se irradia a todo el miembro, que se inflama y enrojece progresivamente. La inflamación alcanza su máximo a las 48 horas, persiste durante días y puede ser tan intensa que dificulte la circulación sanguínea en el miembro mordido. En el punto de inoculación suelen formarse ampollas y manchas violáceas de sangre extravasada. Los casos más graves añaden anemia por destrucción de glóbulos rojos, hemorragias por coagulopatía de consumo e insuficiencia renal. Se recomienda actuar de inmediato antes de que el veneno empiece a surtir efecto en la víctima. Si se aprecian estos síntomas es que las toxinas que nos ha trasmitido la picadura de la serpiente están ya en el torrente sanguíneo.


¿Cómo identifico una serpiente venenosa?

Las serpientes venenosas, tienen la cabeza triangular (una excepción son las boas, de cabeza triangular y no son venenosas), las serpientes venenosas también tienen fosetas loreales (entre el ojo y la fosa nasal de cada lado). Las pupilas de las serpientes venenosas son elíptico-verticales, las no venenosas redondas. Las escamas de las serpientes venenosas son carenadas, a diferencia de las no venenosas que son lisas.


¿Qué hacer?

1.- Como en todos los incidentes debemos mantener la calma. Primero debemos proteger a los socorristas y al afectado, evitando que la serpiente vuelva a atacar. Si la serpiente ya no se siente atacada, marchará. Es muy importante reconocer la serpiente que nos mordió para poder aplicar el antídoto correcto una vez lleguen los servicios médicos. El hecho de no identificar la serpiente puede dificultar el tratamiento médico. Por lo tanto, una vez os pique la serpiente, antes que nada y por muy preocupados que estéis, deberéis identificar la serpiente.

2.- Llamar a los servicios médicos (112 o 061), generalmente complicado en la montaña, donde las zonas con cobertura suelen ser escasas. Estar en un sector sin cobertura y solo puede agravar la situación.

3.- Inmovilizar a la persona afectada. Este hecho favorece que el veneno se distribuya lentamente por el organismo. Procuraremos mantener la zona de la picadura por debajo del nivel del corazón y desinfectaremos la herida.

4.- Es de vital importancia quitar al herido todo lo que pueda presionarle en caso de que se inflame la zona (anillos, pulseras, relojes, etc.).

5.-Revisad signos vitales, como el pulso, la temperatura, el ritmo respiratorio y presión arterial. Si hay signos de shock, como palidez, acostaremos a la persona, levantándole los pies a más o menos 30 cm (un pie) de altura. Podemos aplicar frío sobre la zona, ya que disminuye la difusión del veneno e inactiva la inflamación local.

6.- Trasladar a la víctima inmediatamente a un centro sanitario, en absoluto reposo, ya que el ejercicio muscular del miembro afectado aumenta el riego sanguíneo de dicha zona y puede producir una rápida distribución del veneno por todo el organismo.


¿Qué NO hacer?

Siempre que atendemos una persona es fundamental saber lo que nunca debemos hacer. Ya que una mala actuación, puede ser peor que no hacer nada. Algunas simplemente son leyendas urbanas y lo único que hacen es empeorar la situación.
  • No aplicar torniquetes.
  • No aplicar hielo directamente sobre la herida por la vasoconstricción que produce.
  • Procurar que la víctima no se mueva o realice esfuerzos, ya que el movimiento favorecerá la expansión del veneno. Pero, lógicamente, si nos encontramos solos y en una zona sin cobertura tendremos que correr este riesgo. Siempre debemos actuar con sentido común.
  • No dar de beber bebidas alcohólicas al herido para calmar el dolor.
  • No administrar medicamentos contra el dolor, ni remedios naturales.
  • No succionar el veneno con la boca, no sirve de nada y la persona que lo hace ser arriesga a que parte del veneno sea absorbido por lesiones existentes en su cavidad bucal. 
  • No cortar o hacer heridas con cuchillos a navajas para dejar "salir" el veneno, eso no lo detiene y encima debilitas aún más a la víctima.


Prevención

Para evitar recibir la picadura de una serpiente podemos tomar algunas precauciones:
  • Proteger las partes inferiores con zapatos o botas de material grueso.
  • Evitar las marchas nocturnas por zonas de hierba alta, maleza o zonas rocosas.
  • No matar serpientes, muchos incidentes se producen en estas circunstancias.
  • No introducir la mano bajo piedras o huecos de las rocas.

Espero que esta serie de consejos os ayuden en el caso de encontraros ante la picadura de una serpiente en alta montaña. Recordad que las víboras generalmente huyen de nosotros y nunca atacan, pero si se sienten molestas o amenazadas nos atacaran, igual que los osos, lobos, etc. Estos consejos, con pequeños matices, también nos pueden resultar útiles en el caso de picaduras de otros animales venenosos o insectos.

Mapa de distribución de Vipera latastei / Víboras de la Península Ibérica
Mapa de distribución de Vipera aspis / Víboras de la Península Ibérica
Mapa de distribución de Vipera seoanei / Víboras de la Península Ibérica

Fuentes consultadas: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram @coronandopicos

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Reciente

recentposts

Aleatorio

randomposts