miércoles, 26 de junio de 2013

Forau d’Aiguallut y Plan d'Están, tras la crecida del Ésera


La fuerza de la naturaleza ha transformado el Valle de Benasque en apenas veinticuatro horas. El río Ésera aumentó su caudal tras las fuertes lluvias caídas en las cabeceras del vale, provocando un fuerte deshielo, precisamente en una temporada de nieve extraordinaria. Conllevando la destrucción o dañando parte de lo que se encontraba en el cauce del río. Aunque ahora prácticamente ya está todo recuperado tras unos días muy intensos.



Diversos motivos se pueden encontrar en la destrucción causada por el río, como podría ser la poca limpieza de árboles y matorrales secos. Pero sin lugar a dudadas destaca la exagerada construcción en el cauce del río debido al boom de la construcción que no contempló dónde construía, Linsoles un claro ejemplo. A la gente del valle aún nos sorprende ver cómo ha variado el río en apenas unas horas y cómo ha afectado a las poblaciones.


La montaña está más salvaje y exuberante que nunca, en medio de un verde espléndido en todas las laderas. Con los accesos en mejores condiciones no podía dejar escapar la oportunidad de ascender hasta el Forau d’Aiguallut, inaccesible durante los días posteriores a la riada.



Partí desde Vado, al no tener muy claro si cruzar con el coche el puente que da accesos a los Llanos del Hospital, que se encuentra dañado (actualmente parece que se puede cruzar). El primer objetivo fue alcanzar el Plan d'Están. Al llegar me encontré un lago inmenso, algo reducido respecto los últimos días y, por lo que vi desde el camino, la carretera completamente destrozada. Algunos coches aparcados en la zona fueron arrastrados y semi sepultados bajo las piedras durante la riada.



A partir de este punto me acerqué al Forau d’Aiguallut. La rabia del agua consiguió rellenar en pocas horas el Forau, provocando su desbordamiento y abocando cuantiosos metros cúbicos de agua al río Ésera, aumentando así su furia. Desde la lejanía ya se podían observar los estragos que había provocado el agua en el subsuelo, mostrando grandes socavones.




Grandes bloques de hielo, posiblemente trasportados desde el glaciar por la fuerza del agua, precedieron mi llegada a un Forau más salvaje que nunca. El agua ya se había visto filtrada hacia Uelhs deth Joèu, gracias al fenómeno Kárstico que caracteriza esta zona, quedando solamente unos metros de agua en el fondo.


Aunque me habría gustado acercarme a la vertiente de la Valh d’Aran por Còth deth Hòro, no disponía de tiempo suficiente. Regresé dejando a mi espalda un tiempo que empezaba a empeorar. Una ruta muy agradable de Trail Running en apenas 1:40h.





Antes de acabar este post, lanzar un mensaje de apoyo a todo el Valle de Benasque y Valh d’Aran. Y hacer un llamamiento al turismo, quizás uno de los pocos medios de recuperar la zona.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram @gsanmartin_95

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Reciente

recentposts

Aleatorio

randomposts