jueves, 11 de agosto de 2016

Ibones de Pardines


L’Aigüeta de la Vall seguramente sea uno de los valles más salvajes que se conservan en el Valle de Benasque. Siendo uno de los pocos puntos donde en pleno mes de agosto podemos llegar a no cruzarnos con ningún excursionista. Por todo ello, es una zona idónea para observar la fauna pirenaica. Además, este valle alberga muchas sorpresas que seguro no os dejaran indiferentes.

Ficha de la actividad:

 Distancia                                           17,5 km
 Desnivel positivo1.231 m
 Desnivel negativo1.231 m
 Altitud máxima2.306 m
 Altitud mínima1.078 m
 Dificultad técnicaModerada
 Dificultad físicaModerada
 CircularNo
 Zona geográficaSahún
 TrackDescargar 

Powered by Wikiloc

En esta ocasión la propuesta consiste en visitar los Clots de Cecilia y un conjunto de cuatro peculiares ibones conocidos como Pardines. Para iniciar esta bella travesía deberemos acercarnos hasta el Santuario de la Birxen de Gauyén (1.100 m), situado junto a la población de Sahún. El templo albergar actualmente una destacada escuela de hostelería. Para iniciar la ruta se debe seguir la pista que circula paralelamente al monasterio y desviarnos a la derecha tras atravesar un campo de futbol. El inicio del sendero se encuentra perfectamente señalizado por un poste ubicado junto a un panel informativo.

Estación de esquí Cerler Aramon

Durante los primeros kilómetros el camino gana metros rápidamente, pudiendo observar el precioso Embalse de Linsoles a nuestros pies en cuestión de minutos. Además podremos observar una bella panorámica sobre la Sierra de Chía y el Valle de Benasque, que rápidamente abandonaremos para adentrarnos brevemente al Vall de Grist. En esta zona, hasta en dos ocasiones encontraremos un desvió que nos permite descender a la población de Eriste, pero nosotros siempre tomaremos el sendero que se ubica a nuestra derecha en ascenso, nunca en descenso. La primera bifurcación se encuentra bien señalizada, pero la segunda, ubicada en un pequeño canchal, puede llevarnos a confusión, debido a que el poste está roto.

Fragaria vesca o fresa salvaje

Abandonamos el Vall de Grist circulando paralelamente al río de l’Aigüeta de la Vall, transitado puntualmente por experimentados barranquistas. El sendero esconde en ambos laterales gran cantidad de fragarias, más conocidas como fresas. Uno no puede resistirse a deleitar la dulce fragancia de esta deliciosa fruta, así que asiduamente me dedicare a ir parando y comiendo fresas para reponer fuerzas. Sin lugar a dudas, la mejor barrita energética natural de la montaña.

Río de l'Aigüeta de la Vall

Al cabo de unos minutos de haber cruzado el Puente de l’Aigüeta (1.800 m) se alcanza la Cabaña de l’Aigüeta de la Vall, idónea para pernoctar o refugiarse en caso de tormentas. Tras superar un repecho algo más duro el sendero suaviza y en pocos minutos podemos disfrutar de la Pleta de la Vall (2.000 m). Al igual que en Plan d’Estan, esta zona alberga un curioso ibón en las épocas más lluviosas que desaparece el resto del año. Desafortunadamente un seco julio ha menguado las reservas de agua y apenas podremos observar un islote de húmeda arena. Cruzamos la pradera para ir a encontrar un sendero en ascenso en su margen izquierdo, señalizado con diversos hitos.

Pleta de l'Aigüeta de la Vall

Abandonamos las zonas boscosas para adentramos en pastizales alpinos puntualmente transitados por ganados de ovejas o cabras. A nuestra izquierda podemos observar la espectacular pared vertical que esconde una de las cascadas más espectaculares del Pirineo con las aguas que descienden de los Ibones de Bagüeña. Aunque en esta ocasión no se muestra con su exuberante plenitud gracias a una corriente muy menguada.

Cabañas de les Pardines

Tras alcanzar un conjunto de cabañas de piedra me desvío a mano derecha para alcanzar una pequeño ibonet seco que es preludio del Ibón dels Chuncos (2.252 m), un lago en forma de herradura que alberga numerosos juncos, que precisamente son los que le dan el nombre. Por una brecha a mano izquierda asciendo hasta el Ibón de Pardines (2.293 m), el más grande del conjunto acuático. Aprovecho para reponer fuerzas con unos frutos secos en un silencioso entorno solamente interrumpido por el silbido de las juguetonas marmotas.

Circo de Bagüeña
Ibón dels Chuncos (2.252 m)
Ibón dels Chuncos (2.252 m), a la izquierda de la fotografía asoman los Picos de Eriste o Bagueñola.
Un sapo en las inmediaciones del ibón

Justo enfrente de este ibón podemos disfrutar de los Clots de Cecilia, una espectacular depresión que precede una espléndida cadena montañosa coronada por el Tosal de Bocs (2.731 m). En la vertiente opuesta podemos divisar los Picos Bagüeñola o las Forquetas, todos ellos sobre los tres mil metros. Mientras me deleito con cada una de las rocas de este entorno realizo una corta visita al Ibón de Patri, situado al pie del Pico Sierco (2.524 m).

Ibón de Pardines (2.293 m)
Clots de Cecilia
Ibón de Patri

El descenso, marcado por el calor, lo realizaré por la misma ruta. Aprovechando para reponer agua en una pequeña fuente situada cerca de la Pleta de la Sarra. Sin lugar a dudas, una ruta muy recomendable.

Embalse de Linsoles

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram @gsanmartin_95

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Reciente

recentposts

Aleatorio

randomposts