lunes, 21 de diciembre de 2015

Penya de Sant Alís (1.676 m)


A mediados de noviembre me desplacé a la zona del Montsec para coronar la Penya Sant Alís (1676 m). La Serra del Montsec es una espectacular cordillera calcárea situada en el área Prepirenaica a caballo entre las comunidades de Lleida y Aragón. Su nombre proviene del latín Mont Sectum, que significa montaña cortada o sesgada. Sus más de 40km están divididos por dos gigantescos desfiladeros esculpidos por los ríos de la Noguera Ribagorzana y la Noguera Pallaresa, dividiendo la cordillera en tres secciones: Montsec de l’Estall, Montsec d’Ares y Montsec de Rúbies.


La Penya de Sant Alís se encuentra en el sector del Montsec d’Ares, a la cual accederemos a través de la población de Àger. Su riqueza en contenidos paleontológicos da un interés añadido a su geología. De hecho el Montsec es un relieve modelado al frente de una de las láminas encabalgadas que integran el Prepirineo. Es decir, hay sustratos superiores más antiguos que los inferiores.



Desde la población de Àger (642 m) ascendemos hasta el Coll d’Ares (1.568 m), un camino que durante el 2016 acogerá por vez primera un kilómetro Vertical a cargo de la organización de la TRS Lleida. Siendo la primera prueba de estas características que acogerá el Prepirineo, en un marco idílico. Hasta el Coll d’Ares también podemos acceder en vehículo por una carretera en muy buen estado, muy frecuentada por los parapentistas e investigadores del observatorio astronómico situado sobre la Sierra del Montsec.



Una vez en el Collado nos dirigiremos hacia el oeste, resiguiendo la cresta de la cordillera, con suaves praderas en la vertiente norte y escarpadas paredes de formas imposibles en la ladera sur. El camino, perfectamente señalizado nos permite alcanzar la Penya de Sant Alís, coronada por un vértice geodésico. Desde la cima se puede disfrutar de una amplísima panorámica de la vertiente sur de los Pirineos, desde el Cadí (Catalunya) a los valles de Hecho y Aragües, divisoria entre Aragón y Navarra. Seguramente uno de los mejores miradores de los Pirineos, especialmente en días claros. La plana está escondida bajo una extensa niebla que cubre toda la cuenca del Ebro. El manto blanco hace de musa y ofrece espectaculares instantáneas.

















Los despeñaderos del Montsec constituyen un idóneo lugar de cría para multitud de especies de aves. Durante nuestra excursión observamos un grupo de buitres i numerosas chovas de pico rojo (Pyrrhocorax pyrrhocorax) y un quebrantahuesos. Resultan más difíciles de observar el halcón peregrino (Falco peregrinus) y el alimoche común (Neophron percnopterus), a pesar de ser un día entre semana poco transcurrido.










En resumen, una excursión muy recomendable por un espacio natural que alberga un importante legado geológico, paleontológico, cultura, histórico y ambiental.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram @coronandopicos

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Reciente

recentposts

Aleatorio

randomposts