jueves, 12 de septiembre de 2013

Circular por el Congosto del Ventamillo


En esta ocasión decido adentrarme a una de las zonas más desconocidas del Valle de Benasque, pero de gran valor paisajístico. La zona es tan poco transitada que se ha convertido en la zona preferida para Saroux, una osa venida de Francia a través del Valh d’Aran. Aunque encontrarse con ella es de gran dificultad, hace dos años tuve la oportunidad de estar relativamente cerca de ella por pura casualidad. En esta ocasión estaré bien acompañado para completar una larga ruta que nos lleva prácticamente toda una jornada. Un total de cinco amigos emprendemos la marcha en el pueblo de Sesué dirección a la cercana población de Villanova, donde seis amigos más se unen con nosotros a la ruta.

Ficha de la actividad:

 Distancia27,29 km / 14,01 km
 Desnivel positivo695 m / 561 m
 Desnivel negativo695 m / 561 m
 Altitud máxima1.285 m / 1.285 m
 Altitud mínima868 m / 880 m
 Nivel de dificultadModerado
 Zona geográficaCastejón de Sos
 TrackDescargar (27 km)   / Descargar (14 km) 


A partir de esta segunda población, cogemos un camino que circula en paralelo al río Ésera y que tiene su inicio en el puente que da acceso al pueblo de Sesué o Sos. La senda transcurre por un frondoso bosque que nos acerca al campo de aviación de Castejon de Sos, donde podemos observar algún ultraligero y más de un parapente. En este punto cogemos una pista llena de barro debido a las últimas lluvias, que nos lleva directos al casco urbano de Castejón de Sos.

Algunos aprovechamos que hay mercadillo en la población para comprar algo de fruta o "panadons" que nos ayudaran a tomar fuerzas para el camino. Cruzamos la población, atravesamos el barranco Urmella y reseguimos otra pista que nos lleva al vecino pueblo de El Rún, donde cogemos una senda que nos dirige hacia el congosto. Pero antes debemos franquear el barranco de Gabás y vadear un espectacular pinar.


Nos adentramos en el congosto y en seguida comenzamos a ganar altura. Continuamente tenemos un importante despeñadero a mano derecha, pero la amplitud de la senda y la vegetación reducen de forma importante la sensación aérea y lo convierten en un camino muy placentero. A lo largo de toda la travesía nos vemos envueltos de imponentes paredes verticales que son la delicia de muchos escaladores. La fauna que nos rodea es muy abundante y variada, hasta tal punto que observamos un quebrantahuesos.


La senda finaliza y llegamos a una pista que forma parte del GR-11. Si descendemos por la pista llegaremos a la población de Abi, posteriormente alcanzando Seira, pero nosotros nos dirigimos al pequeño pueblo de Gabás. Hasta este punto la zona era muy sombría, pero ahora transitaremos por una zona más pronto soleada. Un pequeño descanso y emprendemos la marcha por una zona de vistas excepcionales: Macizo del Cotiella, Sierra de Chía, Peña de las Once, Peña de las Diez, Peña del Mediodía, Pico Gallinero, Pico Posets… Además la pista está rodeada de un pinar con abundantes matojos en el sotobosque que lo convierten en un lugar muy característico y difícil de encontrar en otras zonas del valle de Benasque.


La pista entra en una zona más sombría y al cabo de pocos instantes divisamos la población de Gabás. Justamente al alcanzar la altura del pueblo encontramos una senda que nos lleva a la iglesia del mismo pueblo. Un joven emprendedor vende bebidas en un impresiónate caserón y aprovechamos para acercarnos y refrescarnos.


Posteriormente, nos dirigimos a las inmediaciones del lavadero que hay en el pueblo, donde nos podemos sentar y comer un apetecible bocadillo. El molimiento se empieza a reflejar tras unas cuantas horas de marcha y el grupo sufre tres bajas debido al cansancio y a que a una de las componentes se le ha roto la suela de la botas.


Con las pilas recargadas emprendemos un fuerte descenso que nos lleva directos a El Rún, a través de un camino verdaderamente "salvaje". A mitad del camino nos encontramos con una montaña de estiércol que se había desprendido de una granja, tal y como nos había avisado el granjero en el pueblo. Sin ninguna otra alternativa y pringándonos el calzado superamos este paso. Seguidamente el camino se convierte en riachuelo durante unos 200 metros que uno debe superar como puede. Luego el camino se vuelve más apacible, pero siempre tendremos que ir superando algún que otro obstáculo. ¡Sin lugar a dudas es un camino que no te deja indiferente!


Llegamos al barranco de Gabás, lo cruzamos y en unos minutos alcanzamos El Rún. El calor es elevado y llegamos justo a tiempo a Castejon de Sos para reponer reservas de agua y comida. ¡Ya queda poco! Cogemos la senda que nos lleva directos a Villanova, donde acaba la aventura de unos cuantos. Pero a los de Sesué nos queda una última subida antes de una buena ducha, sofá y cena.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram @coronandopicos

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Reciente

recentposts

Aleatorio

randomposts